Os tenemos los cambios más destacables de esta esperada temporada de Fórmula Uno

La Fórmula Uno es sinónimo de innovación y tecnología de punta, además de evolución, ya que este año promete ser más perfecto que el año pasado, en lo que a correcciones de errores y reformas se refiere, los cambios generan alguna que otra resistencia, pero no es para tanto si eso supone que la emoción por las pistas va a ser más intensa en este año en curso. Vimos un 2017 con coches anchos, neumáticos de mayor diámetro y una emoción por las carrearas que ponían los pelos de punta. Al finalizar la temporada no hubo vacaciones para las escuderías y comenzaron a trabajar en lo que serán los grandes cambios para esta nueva temporada y para que disfrutéis del deporte automotor.

La seguridad ante todo; la gran novedad es la instalación del “Halo”

Este es un cambio que no va a pasar desapercibido y muy pronto sabréis por qué. Este dispositivo de protección va a asegurar que las cabezas de los pilotos no sufran ningún tipo de daño cuando colisionen con otros coches o contra las defensas de los circuitos. Ha sido muy criticado por algunos pilotos, ha sido blanco de críticas por nada más y nada menos que el campeón actual, Lewis Hamilton y no es para menos. Este dispositivo tiene un peso de nada más y nada menos que de 10 kg, en un deporte y en unos choches en los que cada mg de más supone un problema, los ingenieros han tenido que hacer casi brujería para modificar los coches para adaptar este dispositivo, además de que tenían que pasar las pruebas de control de daños que la Federación internacional de Automovilismo (FIA) les hizo a los coches con el Halo.

En esta temporada, los bólidos no contarán con la llamada “aleta de tiburón”

Otro de los aspectos más resaltantes en cuanto a la modificación del coche de Fórmula Uno ha sido la eliminación de este dispositivo, que se encontraba detrás de la caseta del piloto, a pesar de que la mayoría de escuderías estuvieron de acuerdo con eliminar este dispositivo, otras como la escudería McClaren solo querían que se les permitiese rebajarla de tamaño, la FIA no concedió esta reforma y, apegándose a la mayoría de las escuderías, se decidió eliminar completamente la aleta de tiburón de los monoplazas. En cambio, se permitió la conservación de las aletas laterales de los coches, invención de Ferrari que más tarde adaptaría Red Bull.

Las escuderías podrán disponer de más tipos de neumáticos para afrontar mejor las estrategias de las carreras

Se incluyeron dos tipos de neumáticos para las carreras; los súper duros y los híper blandos, a pesar de que Pirelli había experimentado en la pasada temporada con diversos tipos de neumáticos supuestamente blandos, que terminaron siendo más duros que el resto de las opciones, apostará por un catálogo mucho mayor que el del año pasado, para lo cual se ha esmerado en producir neumáticos verdaderamente blandos, por demás está decir que las otras compañías fabricantes de cauchos se apegarán agresivamente a los nuevos neumáticos que estarán en las carreras, por lo que la estrategia por los neumáticos en las pistas serán más que interesantes.

Esta temporada contará con motores más seguros

Debido al cambio de reglamentación del cambio de motores, ahora la medida es más drástica, solo se podrán cambiar de motores 3 veces nada más en toda la temporada, incluso partes electrónicas y las unidades de administración de energía, por lo que los fabricantes de motores esta vez tuvieron que ceñirse en brindarles estabilidad y seguridad a sus motores  y no se enfocaron mucho en darles potencia.