Nuestro baluarte del tenis

La eclosión de Garbiñe Muguruza en el escenario del tenis femenino mundial ha sido sin duda una de las noticias más positivas para el deporte español en el pasado año 2015. Nacida en Caracas (Venezuela) en 1993, la tenista hispano-venezolana decidió competir bajo la nacionalidad española a la hora de desarrollar su carrera tenista, por lo que puede convertirse en un importante baluarte a la hora de relanzar a España y de sacarla de una larga travesía en el desierto en la Copa Federación.

En este año pasado, Muguruza logró ser finalista de Wimbledon, en la que fue su primera tentativa para alzarse con un Grand Slam. También en 2015 ha conquistado el WTA China Open, su primer gran título y un golpe sobre la mesa que avisó al resto de tenistas del circuito de que estaba naciendo una estrella en ciernes.

El pasado octubre logró su mejor posición en el ranking de jugadoras de la WTA, ascendiendo hasta la tercera plaza que aún mantiene, sólo superada por Serena Williams y Simona Hallep. Las perspectivas de futuro por tanto para Garbiñe y para el tenis español femenino son del todo prometedoras.

Esta temporada de 2016 debe ser la de su consagración absoluta y definitiva entre las grandes de este deporte, con unos Juegos Olímpicos además a la vuelta de la esquina. Muguruza tiene la virtud de saber jugar sobre todo tipo de superficies, disponiendo de un muy buen golpe de derecha, de un saque consistente y de una inteligente colocación en la pista en la mayor parte de momentos del juego.

Muguruza viene a recoger la herencia de dos grandes del tenis español, como son Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez, actual capitana del equipo de Davis español. Garbiñe representa el presente y el futuro del tenis femenino español aunque no se le vio en torneos menores como el de Cerrajeros Valencia Open sí que sigue entrenando en la Academia Bruguera de Barcelona donde se pueden ver a distintos personajes tanto profesionales del tenis como de cerrajeros Barcelona, también atesorando una innegable calidad para afrontar junto a la tenista canaria Carla Suárez las competiciones de dobles. En este enero de 2016, una lesión en el tobillo ha privado a la española de seguir adelante en el torneo de Brisbane; no obstante, el año es largo y son muchos los retos que se encontrará en el camino.