El ‘dopaje electrónico’ también debe cumplir una sanción

Ha sido la Comisión de Disciplina de la unión Ciclista Internacional (UCI) la que ha llevado a cabo la investigación y ha llegado a sancionar con 6 años a Femke Van den Driessche.

Esta ciclista fue acusada debido a que en el mundial celebrado en Heusden-Holder de ciclocross se sospechó que utilizo una bicicleta que se encontraba trucada con el extra de un motor. Esto fue demostrado y ha sido ahora cuando la ciclista de nacionalidad belga ha sido multada y sancionada con 20.000 francos suizos y 6 años respectivamente. Además aparte de tener que pagar esta cuantiosa cantidad deberá hacer frente a todos los gastos que esta investigación y resolución haya tenido sin contar con la mayor pérdida de todas que suponemos que será para ella el tener que devolver todas y cada una de sus medallas, premios e incluso abonos metálicos que haya percibido por su profesión como ciclista.

femke-van-den-driesscheEste reciente fraude es el primero dentro del ciclismo catalogado como dopaje electrónico que  ha sido registrado por la Comisión de Disciplina de la unión Ciclista Internacional (UCI) como violación de diferentes artículos del reglamento establecido por la UCI. Siendo los artículos violados los 1.3.010 y el 12.013 siendo este último el que considera fraude electrónico a su acción.

El fraude que aquí se ha juzgado y se ha penalizado fue descubierto gracias a un nuevo método en el que las bicicletas se someten a una resonancia; por lo que mediante esta novedosa prueba se pudo ver el fraude de esta ciclista belga.

Antes de que fuera penalizada y multada la ciclista, esta dijo no estar dispuesta a testificar contra la Comisión de Disciplina de la unión Ciclista Internacional (UCI), y en vez de eso, se retiraría definitivamente del ciclocross sabiendo que ya había sido juzgada por todo el mundo y que su carrera no podrá continua.

Top